Reportar comentario

Muy pertinente en tiempo y espacio. Es necesario que se trascienda de la tragedia legal, a la realidad de la historia. Los casos los deciden los jueces, pero los construyen los hombres. Y no caben dudas que Albizu siempre dijo la verdad. Pero lo que antes fue la "locura" de un hombre, hoy se celebra , como la "cordura" y la preclaridad de un magistrado.